Cómo tatuar sin saber dibujar

Nos enfrentamos sin lugar a dudas con una de las cuestiones más discutidas en mi canal de YouTube, y posiblemente en las conversaciones de medio mundo del tatuaje, cómo tatuar sin saber dibujar.

¿Se puede tatuar sin saber dibujar?

Si, se puede. Pero como todo en esta vida tiene matices.

Yo cuando cree el canal de YouTube tenía en mente dos cosas: enseñar lo poco que sé del mundo del tatuaje y que además me sirviera a mi como una herramienta para aprender a base de la práctica.

Siempre he dibujado y, aunque muchas veces me han elogiado por mi trabajo, nunca he estado conforme al 100%. Considero que hay gente que sí sabe realmente dibujar, y tengo envidia de ellos, pero envidia sana.

Yo he conseguido a base de esfuerzo aprender un estilo, o al menos lo he intentado, y lo exploto al máximo de mis capacidades.

Resumiendo, con esto quiero decir que, dependiendo de tu idea dentro del tatuaje, del estilo que te gusta o por el que quieres apostar, tendrás que saber dibujar en mayor o menor medida.

 

¿En qué estilos es necesario saber dibujar?

En todos, sobre todo en los estilos más artísticos, como por ejemplo en tatuaje geométrico o de estilo acuarela, donde además de dibujar hay que tener un conocimiento de las gamas de color y los contrastes.

 

Por el contrario, ¿en qué estilos no es tan necesario saber dibujar?

En el realismo es donde menos necesitamos saber dibujar, siempre y cuando nuestra idea sea hacer retrato puro y duro y no queramos hacer ninguna clase de composición, para lo cual si vamos a necesitar saber dibujar. Pese a esto, si no tenemos unas nociones básicas de luces y sombras vamos a tener grandes problemas.

 

¿Qué es lo más recomendable?

Si quieres aprender a tatuar y no sabes dibujar, te recomiendo empezar por lo más natural, empezar con el dibujo. Es sabido que dibujar y tatuar no es exactamente lo mismo, y que aunque hagas bien una cosa no significa que hagas bien la otra, pero si ayuda tener una base de conocimiento.

 

Conclusión

Para terminar, y como he dicho en otras muchas veces, dibujar es algo muy bonito de hacer y muy barato, así que todo el mundo debería recuperar esa esencia de cuando éramos niños y dibujar a diario.

Y además os dejo una pequeña reflexión: ¿En qué momento dejamos de ser felices dibujando?